Header

Audios

Videos

La Relajación

La práctica de la relajación yóguica conduce fácilmente y rápidamente al descanso verdadero. Se puede aprender con mucha facilidad a relajarse profundamente y a recuperar de forma rápida la energía que se ha consumido anteriormente, por medio de la práctica del SHAVASANA (la posición YOGA “clásica” para la relajación) así mejorando la calidad del sueño y recargando regularmente al cuerpo con energía vital.

A través de la relajación YOGA completa, se puede también tranquilizar muchísimo la mente porque de esta manera se vuelve analógicamente hablando, como un puesto emisor de ondas y energías, transmitiendo vibraciones interiores de tranquilidad y paz. De este modo, por la práctica de la relajación YOGA se puede lograr a conocer el descanso verdadero.  

La técnica de  relajación realizada en la posición  SHAVASANA:

Acostado boca arriba (mejor con la cabeza hacia el norte o al oriente), los pies apartados aproximadamente a un pie de distancia, los brazos están levemente separados del tronco con las palmas de las manos para arriba. Acerque lo más que pueda la zona lumbar al suelo.

Realice la profunda relajación YOGA por grupos musculares. En la parte del cuerpo que ya está relajada, podemos experimentar varias sensaciones como: un calor moderado, vibraciones finas o la pérdida gradual de la percepción sobre el peso y el contorno del cuerpo físico. Proyecta la conciencia en la pierna izquierda y empiece la relajación músculo por músculo con los dedos del pie, luego la planta del pie, el pie entero, el tobillo, los músculos de la pantorrilla desde abajo para arriba, la rodilla, el muslo desde abajo para arriba y finalmente la cadera.

Pare un momentito el proceso para percibir la relajación integral de la pierna izquierda. Compare las sensaciones que vienen desde la pierna izquierda (ya relajada) con las de la pierna derecha (no relajada) y trate de percibir las diferencias para aprender el valor de la relajación YOGA. Después proyecte la conciencia en la pierna derecha y continúe la relajación de la misma manera, desde los dedos hasta la cadera, músculo por músculo.

Luego proyecte la conciencia en el brazo izquierdo y continúe la relajación músculo por músculo, desde los dedos hasta el hombro: los dedos, la palma  de la mano, toda la mano, la muñeca, el antebrazo, el codo, el brazo propiamente dicho y el hombro. A continuación proyecte la conciencia en el brazo derecho y relájelo del mismo modo.

Trate de percibir simultáneamente la relajación profunda de todos los miembros. Luego empiece relajando el tronco por los músculos de los glúteos. Después los músculos pélvicos, los músculos sexuales, los músculos y los órganos abdominales desde abajo hacia arriba. Luego los músculos de la espalda, desde las caderas hasta los hombros; después los músculos del pecho de abajo hacia arriba.  Relaje el cuello desde abajo hacia arriba, la nuca, los músculos de la garganta, el músculo de la lengua, los labios, los músculos masticadores, las mejillas, los músculos de los ojos, de la frente y del cuero cabelludo. Sea consciente de la relajación profunda de todo el cuerpo.

Examine su cuerpo para localizar cualquier área todavía tensa y relájela. Trate de percibir el cuerpo energético en dilatación, repasando los límites del cuerpo físico, una sensación como de flotar o de vuelo. Trate de percibir el estado de armonía con el medio ambiente, porque al nivel de la conciencia somos “uno” con todo lo que existe. También percibe los centros energéticos (CHAKRA) y su armonización con las energías benéficas del macrocosmos, felicidad, regeneración.

Después de algún tiempo, proyecte gradualmente, de nuevo, la conciencia en el cuerpo físico en una secuencia inversa a la relajación. Sea consciente de la tranquilidad interna profunda, del desarrollo de la confianza en uno mismo, de la voluntad, del cariño, de la alegría por vivir, del amor incondicional, puro.

Empieza a respirar más profundamente con el abdomen, abre lentamente los ojos, haga pequeños movimientos con las manos y los  pies, estírese como después de un buen sueño. Regrese a lo normal y siéntese.